perder rutina

*

La Navidad pasó como un huracán

y arrasó con cualquier tipo de rutina construida como si fuese un castillo de naipes, se mantuvieron en pie las que habían echado raíces bien hondas, todas relacionadas con las horas del comer y el dormir (que no se pierdan las buenas costumbres, mari). 

El tener a media familia fuera y coger las vacaciones justo la semana en que todo el mundo se incorporaba a la vida normal hizo que se terminaran de desestabilizar los pilares de los hábitos establecidos. Además, los propósitos nunca llegaron, y viendo que terminé el año con un dolor intenso y prolongado desde la cabeza a la mano pasando y pisando fuerte por el ojo, mi único propósito en la vida se convirtió justamente en eso, en quedarme en la vida el mayor tiempo posible.

No hay mal que por bien no venga,
o una frase que me gusta más:
“siempre que se pierde, se gana”.

En este caso, perder salud (y no vista, que ya he ido a revisarme el ojímetro), me ha meneao el orden de prioridades hasta el punto de plantearme un plan de pensiones.

Cosas que no resistieron el paso del huracán:
– el gimnasio (odio ir a ese sótano verde con la música reggeatonera a mil decibelios a primera hora de la mañana)
– las pantallas, no puedo pasar mucho tiempo mirándolas, menos aún las apps que rulan rápido tipo IG o twitter.
– bultos en la casa: menos bultos, se limpia más fácil, a otra cosa, mariposa. Lo mismico con la ropa y los zapatos. Y con los libros… de eso no he tirado, pero voy a “tirar” más de biblioteca.

En fin, menos sedentarismo frente a pantallas y más calle, mar, piscina, solecico… aunque paradójicamente me he hecho una cuenta en IG para ir colgando fotos presentes, pasadas y futuras y adquirir así el compromiso de recuperar ese arte de encuadrar y congelar momentos.

Razón aquí: @holaquiles

En los sedimentos que han quedado hay que construir una vida un poco reseteada, con prioridad total al hastag  de Eloísa que tanto admiro: #momentosynocosas.
Igual me he traído un poco el ritmo canario de Lanzarote, pero mira, mari, lo otro ya sé que no funciona. En breve os cuento cosillas del viaje, que me he traído un montón de buena vibra.

 

Como dice mi amigo Mariano: la vida es un domingo.

2 Comments
  • Conchi Lop Rod

    Me gustas. Cada vez más. Y cada vez me siento más identificada con tus sentencias. Besicos!

    23 enero, 2018 at 6:24 pm Responder
Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info