No llores

-que te están mirando todos
-que te pones feo
-que mira como ese niño no llora
-que no es para tanto
-que te voy a dar yo motivos para llorar

Ay…

Llora, hijo, llora. Mira, coge una lágrima y pruébala, ¿a que está saladica? Es que las lágrimas sacan del cuerpo parte del dolor, por eso llevan sal, porque es lo que se usa para desatascar las cañerías y que se vaya lo malo.

Termina de llorar y verás como en un rato te sientes mejor, y hasta me vas a poder contar lo que te pasa.


Pues sí, mari, yo que tengo un hijo mu sentío me veo en esta situación muy a menudo.  Gente que le ataca con un insistente “pero ¿qué te pasa?” o “¿por qué estás llorando?” como si el pobre fuera a parar el llanto ipso facto para darle explicaciones.
Sabemos que no se hace con mala intención, nada sale de la mala intención, pero sí desde el desconocimiento, que a veces es igual de hiriente que hacerlo adrede.

Pues sí, mari, a mí la falta de empatía, me ofende.

¿Qué tiene de malo llorar? ¿qué es lo que te gustaría que te dijeran si te ven llorando? ¿cómo exterioriza el dolor un niño que no tiene todavía herramientas para entender el mundo ni para expresar lo que siente? ¿cómo taponas un chorro que quiere salir a presión?

De verdad, oye, que para meterles competencias por los ojos los tratamos como adultos, pero para pasarnos el respeto de sus sentimientos por el forro del refajo, para eso, “solo son niños“.
Lo que les estamos enseñando a prohibirles el llanto es:
– que tienen que esconder sus sentimientos dolorosos
– que están solos en ese proceso
– que sus problemas no le importan a nadie
– que su persona dula de referencia le está construyendo un muro en toa la jeta
Algo tan fácil como dar un abrazo y que te importe un pimiento que te miren todos porque sabes que lo estás haciendo bien, con eso le estás diciendo:
– que estás cuidando y protegiendo los sentimientos de quien más te importa
– que puedes entender su dolor
– que va a tener siempre tu apoyo
– que priorizas sus sentimientos a la opinión de los demás

Ahora es cuando algunos pensáis que estoy criando niños blandengues y mimados, pero mira, mari, quiero creer que cada uno da lo que recibe.

38 Comments
  • Itzel

    Precioso!!!! Dejar a los niños llorar, dejarlos reír, dejarlos jugar, dejarlos equivocarse, dejarlos enfadarse… pero co.. DEJARLOS ser libres!! Maravilloso Guapa, simplemente maravilloso

    13 junio, 2017 at 7:00 pm Responder
  • Aida

    Maravilloso

    13 junio, 2017 at 7:05 pm Responder
  • Roni

    Ole tu!

    13 junio, 2017 at 7:07 pm Responder
  • Anabel Ou Yea

    Precioso. Me voy a dormir con una sonrisa.

    13 junio, 2017 at 8:00 pm Responder
  • yyoconestasbarbas

    ¡Precioso, Cris! Si con las niñas es acusado, con los niños para qué contar… Yo mismo caigo a veces en la trampa “del lloriqueo”, por lo que aquí se necesita mucha labor de reeducación del adulto y mucha empatía. Llorar es bueno… Y necesario.

    13 junio, 2017 at 8:02 pm Responder
  • Marieliennys

    A mí no me enseñaron a expresar mis sentimientos y ahora de grande que difícil es ser así. Tragarse todo lo bueno y lo malo. Como quisiera ser como una persona normal. Pero bueee me tocará buscar ayuda Profecional y aprender para enseñar a mi hijo a desahogarse y expresar sus sentimiento 🙏🏻

    13 junio, 2017 at 9:07 pm Responder
  • Montse

    Gracias

    13 junio, 2017 at 11:01 pm Responder
  • Mony

    Sólo despues de haber llorado me siento aliviada y con fuerza para afrontar un problema. No escondo mis sentimientos a mis hijos así que espero que ellos hagan lo mismo. Me ha gustado mucho tú post. Un besito Quiles 🙂

    14 junio, 2017 at 4:17 am Responder
  • Paseando con Eloy

    Precioso!!!

    14 junio, 2017 at 8:12 am Responder
  • Sonia

    Sano, sanísimo y muy necesario. Como necesaria es gente como tú, Cris 🙂 Gracias por existir.

    14 junio, 2017 at 9:03 am Responder
  • angie@ono.com

    No estoy de acuerdo. La empatía a lo mejor es que pregunten cómo estás o qué te ocurre, los motivos son tan diversos como niňos hay en el mundo, por ese déjame hacer y no te metas ver a un niňo sólo en la calle llorando es motivo de que la gente no se acerque para ver qué ocurre. Estamos en unos momentos de que se juzga todo, y esto tb es juzgar. Yo lloro y mis hijos tb pero no ataco a nadie cuando me preocupo por el llanto ajeno. Hay llantos muy dolorosos que.necesitan consuelo y soluciones y lo terrible es que muchos vienen de niňos.

    14 junio, 2017 at 9:10 am Responder
    • Sandra

      No es lo mismo mostrar preocupación por una situación que decir no llores que estas feo.

      14 junio, 2017 at 3:58 pm Responder
  • Reiniciacc

    Sabes cuando lees algo que lo único que puedes hacer es aplaudir y decir… Dios, que puñetera razon! Pues eso…

    14 junio, 2017 at 9:11 am Responder
  • Papás casi primerizos (Lídia)

    Me ha encantado! Mi peque tiene 22 meses y no sabe hablar, por lo que muchas veces se expresa llorando porque no entendemos lo que “dice” en ese momento, y me encuentro con mucha incomprensión. No sabe hablar, se expresa como puede. A eso súmale que es bastante sentido y que le cuesta tratar con la gente que no conoce… Siempre me lo etiquetan de llorón y antipático… Por eso me ha gustado tu post, y porque hay que desterrar de nuestra mente la idea de que llorar es malo…

    14 junio, 2017 at 11:26 am Responder
  • Maribel Maral maternal

    Me ha encantado! Este tema es difícil, porque a la mayoría de nosotros nos han criado en el “no llores que…”, Cuándo, el poder exteriorizar sentimientos ayuda a afrontar las situaciones. Totalmente de acuerdo contigo, 😘😘

    14 junio, 2017 at 12:42 pm Responder
  • SraDíaz

    A mi mis cuñadas me tienen frita… con tal que la niña empieza a llorar ya están preguntando angustiadas… ¡Qué agobio!
    Buen post.

    14 junio, 2017 at 2:21 pm Responder
  • Mamifutura

    Me has hecho llorar con la última ilustración. Me siento demasiado identificada con ella.

    Ojalá la #PalabraDeQuiles llegue muy lejos y nos dejen llorar a todos. Lo necesitamos.

    14 junio, 2017 at 3:43 pm Responder
  • Laura

    Me ha gustado mucho como lo has expresado… pero, yo sí le pregunto a mi hijo (27 meses) qué le pasa, y por qué llora. No lo hago para que deje de hacerlo si no para comprenderle. Le digo, “tranquilo y explícame” y funciona. No es malo llorar, pero tampoco es bueno llorar por todo y todo el rato, no?
    Otra cosa, me encanta tu blog!

    14 junio, 2017 at 8:25 pm Responder
  • Taisa

    Me ha encantado. A mi también me pone de los nervios cuando les dicen estas cosas a los niños. Y si alguna vez se me escapan me muerdo la lengua o rectifico.

    Y también me pasa mucho lo de que el niño llore y se me queden mirando… Y como además no nos entienden, pues bueno, a veces tiene su lado positivo porque no tengo que preocuparme por lo que digo pero a veces nos miran más por ello…

    15 junio, 2017 at 6:26 pm Responder
  • Eva

    Eres una crack! Me encantas! ❤️😘

    30 junio, 2017 at 2:13 pm Responder
Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info