*

Sí en responsabilidad, pero no en propiedad

se los he de devolver al mundo cuando se valgan por sí mismos (o eso dice el manual de maternología*)

* maternología: ciencia incierta que no implica los mismos resultados a pesar de repetir los mismos experimentos y de la que te licencias cuando terminas de ejercer, nunca antes ni durante.
* abuelalogía: segundo ciclo de la maternidad en la que gozas de libertad de cátedra.

Mi pregunta:

¿Deben los niños estar expuestos a las redes sociales?

Mi respuesta: pues yo qué sé, mari, cada uno tendrá sus motivos en pro y argumentos en contra. Yo te cuento los míos.

Cuando mimayor era todavía heredero único, yo tenía una marca de camisetas serigrafiadas a mano, así que hacía explotación infantil doméstica en pro de que todos aportásemos a la economía familiar.
Además tenía a la familia lejos, desconexión social, muchas horas por delante a solas con el peque, una cámara y wifi, de ahí que tuviera millones de fotos del churumbel en cuestión expandidas en el mundo virtual, ecografía incluida.
Después mi conocimiento de las redes creció, el niño también, llegó otro hijo y me aficioné a dibujarlos porque en fotos siempre me salían borrosos.
De vez en cuando los pillaba bien y las compartía porque, como para cada madre, mis hijos son la cosa más presiosa del mundo mundial…

Mi suegra decía que a ver si alguien se iba a encaprichar de ellos, mi suegro que cuando ellos sean mayores, esto va a ser lo normal, mi chico que contra internet tengo la batalla perdida, mi madre que cuándo se las saco en papel…

Y habló quien debía, el niño:
– No quiero que se las mandes a nadie.

Y hasta aquí.

Fin del dilema.


No voy a ser radical, les hago un montón de fotos, en rágafa incluso, con lo cual todas se parecen. Como no dejan de moverse, casi nunca miran, cosa que me viene muy bien para que no les salgan las caras, y si puedo, elijo una de esas.
Si les sale su jeta morena, la foto es estupenda y no es ofensiva para nadie, pues tampoco me martirizo, procedo y punto, en el juicio final alegaré que era una obra de arte.

Lo que no voy a hacer es compartir sus vidas, porque son suyas, no mías.

A esto le sumamos que en la charla de Madresfera en Fundación Telefónica del pasado sábado se habló de los niños e internet y una frase se me quedó clavada:

“en toda red social donde hay niños, hay un depredador”

Y eso sí lo sé desde la primera lección de maternología: mi deber es protegerlos.

3 Comments
  • Mamá Pingüino

    Yo lo cierto es que suelo contar pocas cosas de él. De hecho ni su nombre. Y las fotos siempre de espaldas o sin cabeza! No me gusta exponerlo. Ya lo hará él de mayor.

    10 octubre, 2017 at 4:01 pm Responder
  • Miriam

    Me encanta cómo has tratado el tema, me siento identificada con los comentarios de tu familia y me voy a acordar de ti cada vez q repaso las fotos de mis peques ( bueno sobre todo del depredador). Gracias

    11 octubre, 2017 at 5:38 am Responder
Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info