Diario de viaje: Marruecos con niños.

*

 

Estos días previos a vacaciones están todas las redes manifestando sus planes de viajes y escapadas, y como aquí una y su prole se van a comer los mocos desde casa (literalmente debido a los constipaos que han traído las lluvias frescas de abril) pues he desempolvao la libretilla que me sirvió de diario de viaje en la última aventura familiar: Marruecos con niños.

*

Os voy a  intentar resumir 1oo páginas de garabatos en unas cuantas entradas de blog. ¡Ojo! Que ni soy guía ni doy consejos, yo vengo a hablar de mi libreta y cada uno que se lleve de aquí lo que le apañe. El temas es que le tengo amor-odio a los blogs de viajes: me encanta fisgonear para imaginar que eso lo estoy viviendo yo pero no me gusta ver las fotos de todo lo que me voy a encontrar en el destino, que la capacidad de asombro es algo que quiero conservar hasta después de muerta. Así pues, me dije a mí misma como la que se cree que ha inventado la pólvora: pues lo dibujas, Mari, lo dibujas, que es lo único que sabes hacer.

Y ahí van parte de mis recuerdos, porque notas no tomé, así que tiraré de memoria:

De cómo nace un viaje, allá por octubre buscando vuelos con las directrices:

  • fecha de las vacaciones
  • barato
  • sin jet lag (aquí os cuento mis movidas con niños y jet lag)
  • que no fuera peligroso (para los niños)
  • comida buena y barata (y que se la coman los niños)
  • que no supusiera muchas horas de trayecto
  • estancia barata, que fuese más de patear naturaleza que de pasear por las ciudades.

O eso es lo que yo pienso que mi cari pensaba, la realidad para mí fue mucho más sencilla.

A todo esto, esta señora tenía el “Cría como puedas” entre manos y en ese momento era un entresijo de tramas que no había por dónde coger. La fecha de entrega era en diciembre y en principio las vacaciones cuadraban. Nunca, jamás, eso ha sido así y no aprendo: después de las entregas vienen las correcciones y tuve dos días a la vuelta del viaje para cambiar 10 dibujos y corregir fallos de rácord. Volví a casa el 14 y el libro entró a imprenta el 16 de enero.

Ya puestos os dejo el enlace aquí por si aún no lo tenéis.

Hablando de libros, aquí el señor trajo una guía maravillosa de Lonely Planet de Marruecos.

Me la leí en el avión de vuelta, a toro pasao, y nunca más, mari, nuuuuuuunca más. Un puñao de las cosas que hicimos no eran nada recomendables, la suerte estuvo de nuestra parte más de una vez pero ni nos enteramos hasta ver las recomendaciones de los viajeros. P’habernos matao.

Hay que leer los posibles peligros y las recomendaciones de otros viajeros sobre lo que NO deberías hacer en tu destino.

Creo que lo único que miré era si tenía que vacunar a lo niños, , y aquí me voy a poner seria porque ya veréis al final de los fascículos cómo se complicó la cosa.
A la gente que le preguntaba me decía que no, nena, que pa’ qué, que por lo visto todo el mundo ha ido a Marruecos sin vacunar y ahí siguen dando la chapa, pero yo me miré la página de preventivas y le pregunté a mi vecina, que está en el sector y me da información de la buena, de la de verdad, de la que gana por goleada a los “puesamínomehapasadonada” y sí, Mari, por la ruta que hacíamos y el tiempo de estancia nos recomendaban vacunarnos a todos de Hepatitis A y fiebre tifoidea. Os dejo la paginica de Vacunas para el viajero.

Dos minutos le duró el drama, hasta que se encontró con el primero que pasaba y presumía de fuerza sobrehumana por haber sobrevivido a dos pinchazos.

Otro tema: documentación.

El pasaporte tiene que estar vigente y a más de seis meses de que caduque. Aprovechando que hemos cambiado de casa el peque se renovó el DNI, que esto es una cosa que hasta hace poco sabía todo el mundo menos yo: si te renuevas el DNI por cambio de domicilio antes de que caduque, es gratis.
Otro tema diferente es el pasaporte, que a pesar de ser renovación de uno YA EXISTENTE no te lo dan si no están los dos progenitores, total, que viaje echao en balde porque tuvimos que volver otro día la tribu al completo.

 

Y a lo tonto, nos plantamos a 30 de diciembre, el señor padre volviendo de viaje de trabajo, yo entregando libro, maletas sin hacer, planes sin trazar, clima sin mirar, pero vacunados y documentados.
EL 31 nos fuimos a Madrid a celebrar la Nochevieja con los abuelos y coger allí el avión. Por el camino tuvimos que parar en una megatienda de deporte de la que no diré el nombre a abastecernos de calcetines gordos y ropa térmica para los porsiacasos, que en Alicante solo hace frío un par de días al año y nos quedamos todos paralizaos bajo el brasero esperando que pase, con lo cual de abrigos vamos justos. Todo eso tenía que entrar de alguna manera en las maletas de cabina que ya llevábamos llenas de ropa, neoprenos, escarpines, botiquín y una pastilla de jabón bien gorda porque me veía venir el percal.
Un acierto lo de no quitarle las etiquetas, al final solo usamos los calcetines y todo lo demás volvió donde debía, a la tienda, pero habiendo recorrido mundo en nuestra maleta. Nos lo hubiésemos quedado, pero para cuando vuelva a hacer frío los churumbeles habrán crecido dos tallas, lo menos.

 

Y ya os dejo a las puertas del avión, pero si tenéis alguna duda que creáis que os puedo resolver, me la contáis y miro a ver si lo apunté en algún sitio.

En próximas entregas:

– viajar en Ryanair con dos maletas pequeñas y cuatro mochilas.
– asientos separados por ahorrar costes: uno se come el viaje con los niños mientras el otro descansa. Se aceptan apuestas.
– cambio de divisa y alquiler de coche: todo cerrado, la prisa mata, amigo.
– viaje en el tiempo.

Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info