EdimburGhost

¿Con qué se quedan los niños cuando viajan?

Pues no lo sé, pero con el nombre y fecha de construcción del monumento conmemorativo al quinto copete y la madre que lo parió, me da que no (hablo por los míos).
Hace poco nos fuimos a Edimburgo, y por aquello de que por edad a uno de los peques le dejan entrar a las catacumbas y al otro no, que por mis ovarios que aquí fo*****s todos o la puta al río, y que la ciudad se presta bastante, pues hicimos lo siguiente: cogimos un tema concreto y por las noches, mientras ellos dormían, escuchábamos documentales sobre la ciudad. Por el día nos hicimos nuestro propio tour de… fantasmas.

Edimburgo es la ciudad de los fantasmas, no voy a entrar a debatir eso. Creer o no en ellos tampoco viene al caso, están presentes en el universo de los niños, en sus juegos, libros, películas… no creo que dejarlos fuera de escena sea lo más sensato. El tema era cómo aprovechar la situación para tratarlo con naturalidad.

En Edimburgo hay calles y pasadizos, catacumbas, cementerios y montañas llenos de fantasmas.

· Hay buenos y malos.
· Inspiración para Harry Potter.
· Annie, la niña de Mary King´s Close.
· Maggie la “medio colgada”
· La tumba de Bobby, el perro que no se quiso separar de su dueño ni después de muerto.
· El espíritu de MacKencie en el cementerio de Greyfriars.
· Burke y Hare, los traficantes de cadáveres.
· Las tumbas de hadas en Sant Arthur’s Seat.
· El Museo de la infancia, que parece encerrar algo oscuro dentro de sus muñecas.


Obvio que no supimos metamorfosear todo en un inocente cuento con tintes metafísicos y espirituales, pero un día me encontré al mayor discutiendo con los amigos sobre fantasmas y le escuché decir: sí existen, viven en Edimburgo.
Para mí, está bien así.

11 Comments
  • Roberto

    Eres maravillosa.

    No puedo aportar más, lo siento. Todo lo que haces supera mi imaginación y me deja flotando deliciosamente en un encanto sencillo y dorado. Muchas gracias por ofrecernos el blog. Pienso seguir pregonándolo por todas partes.

    8 junio, 2017 at 9:40 pm Responder
  • Itzel

    Jajajaj ya se a dónde no ir!! Gracias a la advertencia de tu hijo. Muy bonito y es verdad que los peques poco les interesa el nombre de los monumentos pero los momentos divertidos siempre los recuerdan.

    9 junio, 2017 at 10:30 am Responder
  • martarivasrius

    Me encanta. Pero sobre todo, me has dejado con ganas de ir allí.

    9 junio, 2017 at 8:57 pm Responder
  • Mamifutura

    Me Super chifla, niñaaaaaa. Eres genialosa en todos los sentidos!!!

    13 junio, 2017 at 10:15 am Responder
  • Vanesa Pérez Padilla

    Mi hija mediana, se pasó uno de nuestros primeros viajes (a ver a la familia, eh?) pendiente de los toros de Osborne, y de ahí no la sacamos. Ellos son así…y lo del miedo, lo aporenden. Lo he vivido en mis carnes

    8 julio, 2017 at 6:29 am Responder
  • Enrique

    ¡Gracias por el artículo! Me lo guardo a favoritos para tenerlo presente en un futuro.

    28 agosto, 2017 at 12:34 am Responder
Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info