destacadaslibros infantilesmaternidadniñosSin categoría

CÓMO ELEGIR BUENOS LIBROS PARA NIÑOS

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

*

No todos los libros contienen historias.

LIBROS CON EMOCIÓN VS LIBROS SOBRE EMOCIONES
Cómo lo veo yo: obra literaria vs libros de autoayuda

No es una crítica destructiva hacia los libros sobre emociones, solo recordar que es material teórico, didáctico y pedagógico, a veces con un bonito envoltorio en forma de “cuento”, y que son libros para sentarte con los niños a trabajar sobre un tema pero NO son los libros que yo elegiría jamás de los jamases para leer antes de dormir. Es como si llevara conmigo todo el cajón de las medicinas a la cama y me pusiera a leer prospectos, o me imprimiese el BOE y lo tuviera como libro de cabecera. Que me voy a dormir leyéndolo, seguramente, pero no, mari, no.
Y os lo explico y argumento antes de que me lapidéis, que os conozco, bacalaos.

A todos nos gustan las historias, las buenas historias, ya sea en forma de libro, canción, película, serie o reality, incluso seguimos en las redes a gente que nos cuenta lo que es y lo que hace y confiamos en su opinión por la historia que hay detrás de esa persona o marca.

Tanto porsaco que están dando los couchers con el Storytelling y resulta que lo tenemos a huevo desde chiquitajos.

Y aquí desglosado en tips:

1. El cuento antes de dormir es un regalo, por eso evito historias con moraleja contundente, es poco agradable irte a descansar con un “¿ves lo que le pasó? lo mismo te va a pasar a ti si tal y cual”.

2. Es un viaje, tiene una voz y un mundo propio en el que el niño se mete de lleno. No sé vosotros, pero yo prefiero ver el Caribe desde la orillica que desde el sofá mientras me lo cuentan en un programa los que están allí.

3. Conecta con las emociones, los niños las sienten , las viven y las aprenden de modo intrínseco, además protegidos por un ambiente seguro que les proporcionamos los padres.

4. Está lleno de herramientas simbólicas para que entiendan el mundo, incluso las experiencias que aún no han tenido, cada uno a su nivel.

5. Se concentran y luego recuerdan y rememoran, lo reviven cada vez que vuelven a hablar de la historia.

6. Impulsa su creatividad. Antes de que nosotros les contemos, ya están pensando en la resolución del conflicto. Huid de las historias sin conflicto.

7. Tiene muchísimo aprendizaje transversal: vocabulario, situaciones, lugares, atributos de los personajes…

8. Aporta recursos narrativos que veréis reflejados en nuevas palabras y expresiones y forma de contar sus cosas.

9. El papel del padre/madre no es invasivo, estamos compartiendo, sin juzgar ni adoctrinar, y eso tiene mucho que ver con el acompañamiento y la crianza con apego.

10. Alimentan su mundo interior… y el nuestro.

Niños en la biblioteca

¿Cómo elegir buenas historias?

Pues no tengo fórmulas mágicas, maritrini, porque eso de “si me ven leer, leerán” aquí no va así, a mí no me ven leer porque lo hago después de acostarlos, así que os digo lo que creo que está funcionando en ésta, mi chabola, por si queréis probarlo o aportar más señoritruquis ahí en los comentarios, en las redes o donde guste.

1. Tirar de biblioteca, así, si no les gusta un libro, que no sientas que has malgastado parné. Además, te da la posibilidad de echarles un ojo allí mismo, pueden elegir ellos, puedes preguntar a la señora bibliotecaria (si está por la labor), a ellas les encantan los niños que leen y les van pillando los gustos a nuestros vástagos. Nosotros vamos los martes, tenemos una bolsa recia de tela con el carnet colgado y el pequeño flipa porque aún no entiende que es un préstamo y eso de tener barra libre para elegir… a quién no le gusta.

2. Apúntate los autores y editoriales que te van gustando, sabes que seguramente otro libro tendrá posibilidades de acierto. Nada lo asegura, pero da puntos.

3. Elegir historias divertidas, transgresoras o irreverentes de vez en cuando, que se nos va el corazoncito de pera a las historias tiernas y mi experiencia vital en este mundo me dice que reír es una cosa que nos gusta a todos. Personajes gamberros, intrépidos, loosers, atrevidos, miedosos, lejos del protagonista perfecto. Uy, os voy a enlazar aquí un cuento que me gusta mucho: El Cuentista, de Saki.

4. Cuando compres un libro, prueba a dejarlo en algún lugar de la casa, no a entregárselo enseguida en mano. Cuántas veces he llegado yo ilusionada con un regalazo para ellos y el chasco que me he llevado con sus caras de besugo al ver que no era chocolate ni juguete. Son niños, les gustan los libros, pero les gusta más el chocolate. A veces los dejo de frente en la estantería, o en una silla, o en el sofá… en algún momento lo interceptan, se paran, lo abren y acaban sentados ojeándolo y hojeándolo. Y a mí se me ríen los huesos.

5. Seguir las recomendaciones de personas con criterio parecido: influencias hay de muchos tipos, de libros hay mogollón, y normalmente les acompaña una historia o una trayectoria en la que puedes ver si compartís gustos (siempre pensando en los churumbeles, pero para nosotras también sirve). Aquí entran blogs y redes, además de amigos, libreros y bibliotecarios.

6. No presionarlos. Ay, madre, las prisas por que los niños lean… ¿sirve para algo? Se les puede seguir leyendo, por lo menos ese cuento de antes de dormir, tu hijo no mola más ni es mejor (ni peor) si se encierra a leer él solo. Lo que sí leen solos (los míos) son los cómics, pero rara vez los eligen como historia de buenas noches. (De eso ya os hablo otro día)

7. Cuando hay niños de varias edades: empezamos del menor al mayor. Atrapas la atención del peque y el mayor se espera, revive la historia, participa (pausas para dar lugar a esas intervenciones) y luego el peque, ya medio atontado, remolonea y escucha el siguiente cuento ya con un pie en el mundo de los sueños. (Si dos cuentos os parece mucho, no queráis saber cuando apago la luz y piden historias inventadas).

8. Los clásicos, mari, que son un tópico pero es que por algo han pasado el filtro del tiempo. Además, es cultura básica para concursos de la tele.

9. Hablarles de personajes y de anécdotas que pertenecen a libros, eso despierta su interés por leerlos (no desveles demasiado). Hay gente que tiene un don para contar historias, pero eso no es excusa porque algo que hacemos casi todos muy muy bien es chismorrear. Dar trocitos de historia a modo de cotilleo ya amplía la apertura ocular de los niños hasta la línea que indica interés instantáneo (no te demores en poner luego la historia en sus manos).

10. Que tengan una biblioteca a su altura y un ambiente propicio. (Viene siendo que no os tengáis que deslomar para leerles). Os dejo aquí nuestro modus operandi.

 

Y ya como reflexión: que nos guste a los adultos, que ya sé que llegamos todos cansados, pero hacemos turnos o los acostamos antes, que es REGALAZO. A mí nunca, jamás, me leyeron de pequeña, de hecho solo tenía dos libros de dos veces que enfermé… igual por eso ahora me gustan tanto, porque tengo mucho que recuperar. Y porque nos gustan las historias, que ya os lo he dicho.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info