*

 

Sé que estamos pisando octubre, pero teniendo en cuenta que en Alicante hace calor hasta noviembre y que terminé ayer con la adaptación escolar del pequeñajo, lo de sentarme a escribir sobre el verano está dentro de plazo.

Decir que el verano es una actitud es fácil cuando vives al lado del mar y tu vida es muy pancha, pero no de relax, sino de Pancho, el de Verano Azul, en la que tú te quedas y ves a los demás irse. Así que me lo trago, no me tengáis envidia ninguna que los mosquitos aquí después de la lluvia parecen criados en granja.

Aprovechando que las tardes aún son bastante largas, vamos a ir muy despacico en la adaptación a las rutinas de invierno, sin soltar todas las de verano de golpe que tampoco es plan que nos de un síncope y empecemos a vestirnos de gris a diario (mi color base de armario).

Os digo lo que hacemos nosotros, y cada cual que se coja lo que quiera, que esto es un selfservice de ideas tontas:

1.  Seguir teniendo helados en el congelador.

Aunque lo que vayas a sacar es el pan congelado para los almuerzos, parece que verlos da alegría, y saber que te lo vas a comer en algún momento de la tarde-noche, de alguna manera te reconecta con la buena vida.

2.  Comer o cenar en la terracica o en el balcón.

Nosotros hemos tenido que sacar hasta la sombrilla de la playa, pero mira, mari, tiene su aquel. Y de paso os hacéis un cine post estival, que con darle la vuelta a la pantalla y sacar las sillas al fresco, da el pego.

3.  Coger cuentos nuevos de la biblioteca o comprar alguno más para la colección.

No sé a vosotros, pero aquí lo de mandarlos a la cama cuando todavía es de día roza el absurdo y lo imposible, así que preparamos la habitación, poca cosa, les dices que es una puerta a otra dimensión, que van a entrar en un agujero de gusano o que tienen que llegar a la cama sin pisar el suelo, lo que sea para generar hype (¡toma palabro!).

4.  Volar una cometa.

Parece un plan muy de verano pero cuando hace viento es ahora, así que, arreando. Si vuestros churumbelillos también son peso pluma, un truco de abuela: piedras en los bolsillos.

5.  Tuppear de camino a casa.

Ojalá habláramos de tapear en los bares, pero no, mari, una se adapta al ambiente o el ambiente se la come en crudo. Mira, vas a recoger a los churumbelillos al cole y a la vuelta paráis en un sitio que os resulte pintoresco o que os apañe, que tampoco nos vamos a poner exigentes, extiendes una manta (Ruth tiene unas maravillosas para la ocasión), sacas los tuppers o los bocadillos de queso y os hacéis un picnic de campeonato.

Seguro que tenéis más ideas o trucos para evitar la terapia de choque. Lo que peor llevamos en esta casa es tener que calzarnos, servidora incluída, así que os agradezco cualquier comentario que sirva para ralentizar el tiempo y estirarlo un poquitillo más.

Bienvenidos de nuevo al blog. Empieza el curso.

11 Comments
  • Mamá Pingüino

    Las que vivimos cerca de la playa lo tenemos muy fácil y podemos despedirnos del verano progresivamente. Aún podemos aprovechar para pasear y hacer muchas cosas allí! Lo de los helados, lo veo!

    19 septiembre, 2017 at 6:23 pm Responder
  • Paula

    Qué ganas tenía de leerte. Aquí no el el norte se ha acabado el verano de golpe con este clima otoñal así que hemos cambiado el ritmo muy rápido y yo ya hecho mucho de menos la rutina del no cole y vacaciones. Besazo

    19 septiembre, 2017 at 7:57 pm Responder
  • martarivasrius

    Yo tampoco tengo playa… Me apunto todos los tips jajajaja Aunque la mía de momento lo nota poquísimo!

    20 septiembre, 2017 at 4:26 am Responder
  • Nueve meses y un día después

    Lo del helado lo acabo de vivir jejeje. Aquí hace tanto calor que yo estoy deseando que llegue ya mediados de otoño, mínimo. Y también quería ya rutinas. Vamos, que estoy hecha una buena aguafiessshhhtas. Jajaja. Lo del picnic sí te lo compro. Cuando El Santo era más mini todavía lo hacíamos. Es hora de retomarlo.

    20 septiembre, 2017 at 8:04 pm Responder
  • Vanessa

    Ainss, yo te envidio con mosquitos y todo, en Galicia yo lo que llevo mal no es el viento ni el frío… es que dentro de nada va a ponerse a llover día sí, día también y no va a parar hasta finales de primavera , de momento no me quejo mucho que nos va aguantando el buen tiempo, cosas del calentamiento global supongo.

    22 septiembre, 2017 at 9:16 am Responder
      • Vanessa

        Uff pues no sé… yo llevo 32 años de vida y no me acostumbro pero bueno ALGO malo teníamos que tener o viviríamos en el paraíso 😉

        22 septiembre, 2017 at 8:28 pm Responder
Post a Comment

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:Responsable: Cristina Quiles + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web laquiles.com + info